Qué plantar debajo de una higuera: consejos útiles para cultivar.

La higuera es un árbol frutal muy popular en muchas regiones del mundo, y cultivar plantas debajo de ella puede ser una excelente manera de aprovechar al máximo el espacio en tu jardín. Sin embargo, no todas las plantas son adecuadas para crecer bajo una higuera debido a la sombra que proyecta y a los nutrientes que la higuera puede absorber del suelo. Aquí te ofrecemos algunos consejos útiles para cultivar plantas debajo de una higuera.

1. Elige plantas resistentes a la sombra: La higuera tiene un dosel denso que proyecta una sombra intensa, por lo que es importante elegir plantas que puedan tolerar estas condiciones. Algunas opciones populares incluyen helechos, hostas, impatiens y begonias. Estas plantas tienen una buena capacidad para crecer en áreas sombreadas y no requieren una exposición directa al sol para prosperar.

2. Ten en cuenta la competencia por nutrientes: La higuera tiene un sistema de raíces muy extenso y puede absorber nutrientes del suelo de manera eficiente. Esto significa que las plantas que crezcan debajo de ella pueden enfrentar cierta competencia por los nutrientes. Para contrarrestar esto, es recomendable enriquecer el suelo con compost o abono antes de plantar y realizar un seguimiento regular del estado nutricional de las plantas.

3. Evita plantas invasivas: Algunas plantas pueden volverse invasivas y competir con la higuera, lo que puede ser perjudicial para su crecimiento y producción de frutos. Plantas como la menta o el bambú, por ejemplo, tienen raíces vigorosas y pueden propagarse rápidamente, por lo que es mejor evitar plantarlas cerca de la higuera.

4. Mantén un buen drenaje del suelo: Las higueras prefieren suelos bien drenados, por lo que es importante asegurarse de que el área donde se plantarán las plantas debajo de la higuera tenga un buen drenaje. Si el suelo tiende a retener el agua en exceso, considera mejorar el drenaje mediante la adición de arena o grava.

5. Controla las malas hierbas: Al igual que con cualquier jardín, es importante controlar las malas hierbas que puedan competir con las plantas debajo de la higuera. Mantén el área limpia de maleza y aplica una capa de mantillo para ayudar a suprimir su crecimiento.

Info Detallada

Plantar bajo un naranjo

Plantar bajo un naranjo es una actividad que nos conecta con la naturaleza y nos permite disfrutar de los beneficios de tener un árbol frutal en nuestro propio jardín. Los naranjos son conocidos por sus deliciosos frutos cítricos, que no solo son sabrosos, sino también ricos en vitamina C y otros nutrientes esenciales.

Cuando decidimos plantar bajo un naranjo, es importante tener en cuenta algunos aspectos clave. En primer lugar, debemos elegir un lugar adecuado para el árbol. Los naranjos necesitan mucho sol para crecer y producir frutos de calidad, por lo que es recomendable buscar un área soleada en nuestro jardín.

Una vez que hayamos encontrado el lugar ideal, debemos preparar el suelo. Es recomendable cavar un agujero lo suficientemente grande como para acomodar las raíces del naranjo y luego mezclar la tierra con compost orgánico para mejorar la fertilidad y el drenaje.

Cuando llegue el momento de plantar el naranjo, debemos tener cuidado de no enterrar el cuello de la planta, ya que esto puede provocar enfermedades y dañar el árbol. Es importante dejar espacio suficiente alrededor del tronco para que las raíces respiren y crezcan adecuadamente.

Una vez que hayamos plantado el naranjo, debemos regarlo regularmente para asegurarnos de que reciba la cantidad adecuada de agua. Los naranjos necesitan agua constante pero no en exceso, por lo que es importante encontrar un equilibrio. Además del riego, también debemos estar atentos a posibles plagas y enfermedades que puedan afectar al árbol, como los pulgones o la podredumbre de las raíces.

A medida que el naranjo crece, podemos ayudarlo a desarrollarse de manera saludable podándolo regularmente. La poda nos permite dar forma al árbol y eliminar cualquier rama muerta o enferma. Además, también podemos realizar una poda de formación para guiar al árbol en su crecimiento y asegurarnos de que tenga una estructura fuerte y equilibrada.

Cuando llegue la temporada de cosecha, podremos disfrutar de los deliciosos frutos que nuestro naranjo nos brinda. Los naranjos suelen dar frutos una vez al año, y es importante cosecharlos cuando estén maduros pero aún firmes. Podemos utilizarlos para hacer jugos frescos, postres o simplemente disfrutarlos tal como están.

El mejor abono para las higueras

Cuando se trata de cultivar higueras, es fundamental proporcionarles el mejor abono para asegurar su crecimiento saludable y productivo. Las higueras son árboles frutales que requieren de nutrientes específicos para desarrollarse adecuadamente y producir frutos de calidad. Afortunadamente, existen opciones de abono que pueden satisfacer estas necesidades y ayudarte a obtener los mejores resultados.

Uno de los abonos más recomendados para las higueras es el abono orgánico. Este tipo de abono se compone de materiales naturales, como compost, estiércol o restos de plantas, que proporcionan nutrientes esenciales de manera gradual y sostenida. El abono orgánico no solo enriquece el suelo, sino que también mejora su estructura, aumentando su capacidad de retención de agua y nutrientes.

Otra opción a considerar es el abono de liberación lenta. Este tipo de abono está diseñado para liberar nutrientes gradualmente a lo largo del tiempo, lo que evita la sobre-fertilización y minimiza el riesgo de dañar las raíces de la higuera. Además, el abono de liberación lenta proporciona una alimentación constante a la planta, lo que favorece un crecimiento equilibrado y una mayor resistencia a enfermedades y plagas.

Además de elegir el tipo de abono adecuado, es importante saber cuándo y cómo aplicarlo correctamente. La mejor época para fertilizar las higueras es en primavera, antes de que comiencen a brotar nuevas ramas. En cuanto a la forma de aplicación, se recomienda esparcir el abono alrededor del tronco del árbol, evitando que entre en contacto directo con la base del mismo.

En cuanto a las cantidades, es conveniente seguir las indicaciones del fabricante del abono, ya que estas pueden variar dependiendo de la marca y del tamaño del árbol. Sin embargo, como regla general, se recomienda utilizar entre 500 gramos y 1 kilogramo de abono por cada metro cuadrado de superficie alrededor del árbol.

Es importante mencionar que el abono no es la única clave para el éxito en el cultivo de higueras. Otros factores como el riego adecuado, la poda regular y la protección contra enfermedades y plagas también son fundamentales. Por lo tanto, es recomendable llevar a cabo un manejo integral del cultivo para obtener los mejores resultados.

¡A sembrar y disfrutar de la sombra!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir